Los baños de sal

El baño de agua salada caliente sirve para reequilibrar el organismo; lo desintoxica, lo remineraliza y lo desacidifica. 

¿En qué consiste?

 

Cuando uno se sumerge en agua caliente, enseguida se le dilatan los poros de la piel y si esa agua está muy salada, se produce un fenómeno llamado ósmosis, de tal forma que el agua de nuestro cuerpo sale a través de los poros y arrastra al  exterior toda clase de toxinas y sales minerales, por lo que también la sal sale del núcleo de las células y éstas se alcalinizan y el organismo transpira eliminando anhídrido carbónico (CO2), a la vez que expulsa grasas, amoníaco y ácido úrico. Todas esas fracciones ácidas que eliminamos a través de la piel en la bañera, ya no necesitan ser desechadas por los pulmones, los riñones y el hígado, con lo que les ahorramos a dichos órganos el desgaste de que tengan que filtrarlas. 

Para configurar un mecanismo sencillo de alcalinización rápida, basta agua caliente, cierta cantidad de sal marina y media hora de baño diario.

Tales baños suponen una diálisis percutánea, una especie de equipo de pulmones, riñones e hígado artificiales de alto rendimiento y bajo coste. 

Además, es muy relajante y el hecho de estar relajados también contribuirá a que nuestro sistema inmune esté más activo. 

Antes de cada baño puede frotarse el cuerpo un guante de crin para que los poros de la piel se abran a fin de favorecer la eliminación de toxinas.

 

¿Cómo proceder?

  • En una bañera verter 2 kg. de sal marina por cada 100 ls. de agua. (Si se añaden también 200 gr. de sales de Epson, las cualidades del baño mejoraran)
  • Si se desea, puede añadirse algún tipo de aceite esencial determinado para que aporte una función complementaria concreta.
  • El agua tiene que estar a una temperatura de unos 33ºC. (Cuanto más caliente se aguante, mucho mejor). 
  • En el caso de no aguantar esa temperatura, puede enfriarse hasta que un mínimo de 25ºC.
  • Tomar el baño durante 20 ó 30 minutos y un poco más cuanto menor sea la temperatura del agua que hayas elegido.
  • Si no se aguanta de cuerpo entero, puede hacerse de medio cuerpo y alternarlo con inmersiones totales.
  • Hay que tomar el baño pausadamente, sin prisas, todos los días o los días que se pueda.
  • Después del baño hay que ducharse con agua lo más fría que se soporte y beber uno o dos vasos de agua natural (no fría) , mejor si es alcalina.
  • Cuando no se disponga de bañera o para gente mayor con dificultades, puede hacerse de piernas o de pies en un barreño. En tal caso se verterá ¼ de kg. de sal por cada 10 lts. de agua caliente y se realizará 3 veces al día durante 10 ó 15 minutos, por la mañana, al mediodía y por la noche.Puede hacerse antes de ir a dormir para mejorar el descanso o durante el día.

 

¡Feliz baño de sal!

 

ESSEN

"Encantados de Servir"

 


En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS