EL CHUCRUT: "La vida intestinal"

El chucrut tiene un origen muy antiguo y fue usado como método de conservación, algo que se logra al mezclar la col con otros ingredientes que producen una fermentación láctica en la que intervienen ácidos orgánicos que inhiben el desarrollo de microorganismos. Como resultado de esta fermentación,  se aumentan los valores nutritivos de la col y especialmente la vitamina C. Se consiguen nutrientes de alto valor biológico, siendo muy buena fuente de vitamina C y encimas; aunque su propiedad más destacada es su excelente riqueza en probióticos. Los probióticos se hallan tanto en la col fermentada como en el jugo que desprende al fermentar y que también puede tomarse.

Es importante que el chucrut sea elaborado y consumido sin pasteurizar, ya que al someterlo a altas temperaturas, se pierden sus valores probiótico y enzimático, así como sus nutrientes sensibles. 

La receta tradicional nos indica que la col de repollo verde o la col lombarda se macere con sal marina integral y unos granos de enebro. Para macerarla pueden usarse complementos que aportan propiedades añadidas como son: 

  • Las semillas de alcaravea, que es altamente carminativa y evita las flatulencias.
  • El hinojo, que le da un toque de sabor y a la vez también es carminativo. 
  • El alga nori, para evitar los posibles efectos goitrogénicos que afectan a la absorción del yodo. 

Las coles tienen efectos goitrogénicos. Los goitrógenos son sustancias que pueden inhibir el yodo, mineral fundamental para la función tiroidea. Sin embargo, sólo afectan significativamente si la ingesta de yodo es baja o hay disfunciones internas. Al cocinar los alimentos que producen este efecto, se suelen inactivar los goitrógenos, impidiendo así que se desencadene su función inhibidora. Tanto si se come cruda o cocida, el uso del alga nori también neutralizará estos posibles efectos.

Este excelente probiótico lleno de vida, de fitonutrientes y repleto de nutrientes, es uno de los pocos alimentos que contienen la bacteria lactobacilos plantarum. Esta es una variedad de bacterias saludables que ayuda al sistema digestivo a proteger el correcto equilibrio bacteriano en el tracto gastrointestinal. 

Muchas fuentes dicen que los alimentos crudos fermentados son beneficiosos para el sistema digestivo, ya que aumentan la flora sana en el tracto intestinal o crean el ambiente adecuado para que puedan florecer. De ahí que el chucrut y su jugo sean considerados remedios tradicionales para el estreñimiento. 

Además, el chucrut estimula el sistema inmunológico mediante el aumento de los anticuerpos que ayudan a combatir las enfermedades infecciosas al inhibir microorganismos patógenos como el escherichia coli, la salmonella y el crecimiento excesivo de la levadura cándida, creando antioxidantes que eliminan los radicales libres precursores del cáncer. En diversos estudios se ha demostrado que esta excelente estimulación del sistema inmunitario produce una sustancia llamada isotiocianatos, que evita el crecimiento tumoral, particularmente en los tumores de mama, colon, pulmón e hígado. 

Otra propiedad del chucrut es la de neutralizar los antinutrientes que contengan los alimentos, como es el caso del ácido fítico que forma parte de todas las simientes, y también transforma los inhibidores de la enzima tripsina contenidos en la soja, generando nuevos nutrientes como los ácidos grasos omega 3.

Complementar la alimentación con un poco de chucrut crudo dos o tres veces por semana, te ayudará a mantener los intestinos equilibrados y sanos.

“Tomar chucrut es tomar la esencia de la col llena de vida, de vida digestiva, y eso es lo que te aportará en tus digestiones. ¡Gracias, chucrut!”

 

 

ESSEN

"Encantados de Servir"


En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS