EL MEMBRILLO: "El hermano dorado"

¡Cuando está madura, esta fruta amarilla brilla como el oro!

El membrillo es una fruta dorada y aromática que en los países tropicales es suave y jugosa y que se puede comer tal cual. En cambio, cuando es cultivado fuera de ese ambiente es de cáscara dura y de pulpa astringente y ácida.El membrillero está emparentado con el manzano y con el peral. De ahí que, al igual que éstos y por su composición, a su fruto pueda considerársele como un alimento neutro, aunque por su sabor una vez cocido será mejor acompañarlo de fruta o de un carbohidrato. 

VALOR NUTRITIVO Y PROPIEDADES

 

El membrillo es una fruta con escaso contenido en azúcares y vitaminas, pero es muy rico en potasio, un mineral de alto valor para regular el sodio y equilibrar el intercambio celular, la generación de los impulsos nerviosos y la actividad muscular. Ya en menor cantidad, contiene magnesio, calcio, selenio y cobre.

Otro aspecto favorable es su abundante contenido en pectina, mucílagos y también en taninos, que le confieren sus propiedades astringentes. Además, contiene ácido málico, de propiedades desinfectantes y favorecedor de la descomposición del ácido úrico.   

 

El membrillo está muy indicado en las afecciones del aparato digestivo, ya que es un gran regulador intestinal: acidez de estómago, gastritis, úlceras… La pectina que contiene forma un gel que captura los jugos gástricos, aliviando la irritación de la mucosa gástrica. A su vez, la pectina es un regulador intestinal, estimulando su movimiento, limpiándolo y previniendo el colon irritable, el estreñimiento y las hemorroides. También ayuda a evitar que se formen piedras en la vesícula y reduce el colesterol y la acidez. Es un gran protector del colon.

 

Los taninos que contiene le confieren propiedades antiinflamatorias y astringentes, y son beneficiosos para la enfermedad de Crohn, la diverticulitis, la colitis ulcerosa…  

 

¿CÓMO CONSUMIRLO?

 

Lo más común es comerlo como “dulce de membrillo”, aunque esta forma, al contener tantísima cantidad de azúcar y casi siempre refinada, lo convierte en un alimento excesivamente calórico y acidificante. La forma más saludable de consumirlos fuera de los trópicos, es horneados solos y enteros, tal cual, sin añadirles ningún condimento o bien cortados a gajos y hervidos a fuego lento, añadiéndoles una especia como puede ser la vainilla, la canela o el anís, que le darán un toque distinto y aromático. 

A fin de aprovechar todas sus cualidades, escoge los membrillos que estén bien amarillos y maduros.

 

 

“Come en otoño esta dorada fruta bien cocida y, a pesar de ser otoño, tu cuerpo florecerá”

 ¡Gracias, saludable membrillo!

 

ESSEN: Conciencia y Nutrición

"Encantados de Servir"

En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS