LOS ZUMOS VERDES: "El poder del Sol"

Los zumos verdes naturales son una parte esencial en la recuperación y mantenimiento de la salud. Ya sea como parte de un ayuno rutinario o dentro de tu consumo de alimentos semanal, puede proporcionar más nutrientes y limpieza en tu organismo que una dosificación de suplementos nutrcionales. Al prescindir de la fibra, el zumo contiene gran cantidad de vegetales en poco espacio, así se evita una larga masticación, se facilita la digestión y se obtiene una alta concentración de nutrientes.

 

 Los zumos verdes Se caracterizan por su alto contenido en clorofila (pigmento verde de las hojas), que se obtiene a través de la maravillosa fotosíntesis. Las hojas verdes captan y almacenan la fuerza energética de luz solar y sirven de alimento para todos los seres; es como beber energética luz solar líquida.

La clorofila tiene propiedades desintoxicantes y antioxidantes, es decir, es una poderosa oxigenadora celular y una fuente importante de variadas vitaminas y minerales. Facilita la producción de sangre y su circulación; ayuda a equilibrar el metabolismo y el funcionamiento de hígado, riñones, colon y todo el sistema digestivo; sana el revestimiento del estómago, del esófago y del intestino delgado y grueso. Cuando la mayoría de las toxinas se han eliminado del organismo, éste tiene una mayor capacidad de absorber los nutrientes y las digestiones mejoran notablemente. 

Al licuar los vegetales, las paredes celulares se rompen, lo que hace que los nutrientes sean más biodisponibles. Los alimentos vegetales crudos contienen valiosos nutrientes básicos como son enzimas, vitaminas, minerales, aminoácidos, bioflavonoides, fitonutrientes, biofotones…

Al ser rápida y completamente digeribles, entran en el torrente sanguíneo de inmediato; además de ser una magnífica manera de alcalinizar el organismo, eliminan la inflamación y los ácidos del torrente sanguíneo y de las profundidades orgánicas. Los zumos vegetales están llenos de energía y enzimas que desechan de la sangre las partículas no digeridas, ayudando de forma vital a sanar.

Las personas que sufren deficiencias nutricionales severas y tienen el sistema digestivo altamente irritado o con afecciones digestivas y metabólicas, puede resultarles muy difícil tolerar algunas fibras, por lo que los zumos proporcionan un alimento muy valioso, nutritivo y reparador, de fácil transito y asimilación.

 

Puedes empezar haciendo zumos con los vegetales que más te gusten, evitando aquellos sabores que te hagan sentir rechazo. Es importante observar las sensaciones que se producen en el cuerpo al tomarlos. Si te alteran o te producen malestar, será porque, probablemente, has utilizado algún vegetal del que en ese momento tendrías que haber prescindido. Más adelante el organismo irá adaptándose a todos los vegetales y será una formidable manera de restaurarlo y nutrirlo. Él recordará, se reestructurará y aprovechará esta magnífica ocasión que le brindas.

 

 ¿CÓMO CONSUMIRLOS?

Para conseguir el máximo provecho que nos brindan las verduras y las frutas, habrá que tener en cuenta los tres aspectos siguientes:

 

* La obtención de zumos precisa de un correcto exprimidor. 

• Licuadoras: Son las máquinas exprimidoras de alta velocidad centrífuga; crean calor, oxidan excesivamente y dañan las enzimas de los alimentos.

• Prensadoras: Son las máquinas exprimidoras de velocidad lenta; preservan los nutrientes más sensibles y se obtiene la máxima separación de la fibra.

 

* Saber qué verduras y frutas usar y cómo combinarlas adecuadamente. 

Si se pretende sacar el máximo provecho a los zumos, es mejor diferenciarlos entre los de verduras y los de frutas, tomándolos separadamente sin mezclar. Las frutas que sí pueden añadirse a los zumos vegetales son la manzana, que es neutra, y el limón por su poder alcalinizante. Estas dos frutas y también la zanahoria, la remolacha, la calabaza y el hinojo, suavizan el fuerte sabor de ciertas verduras prensadas.

 

* Diferenciar entre zumo y batido.

Cuando se hace zumo se eliminan la pulpa y la fibra, por lo que se obtiene una mayor cantidad de nutrientes que con el batido. Estos nutrientes se filtran directamente en el organismo y el proceso de digestión se acorta, con el consiguiente ahorro energético que ello supone. Como aportan energía al instante, el organismo se centra en la limpieza, desintoxicación y reparación. Para los problemas graves de salud o para una rápida desintoxicación, beber abundantes zumos verdes será de una inestimable ayuda.

Cuando se hacen en forma de batido se obtiene un alimento pre-digerido con todos los nutrientes que éste puede aportar. Debido a la fibra, sacian más y ayudan a limpiar el colon, aunque desintoxican más lentamente. El batido verde limpia y restaura la salud mucho más rápido que si los vegetales se comen en estado sólido masticándolos o como puré cocido, ya que para ser digeridos de esa forma sobrecargan más el sistema digestivo y metabólico. A fin de evitar el calentamiento y destrucción de nutrientes, es conveniente hacer los batidos crudos verdes con una batidora de alta velocidad.

 

 

EL ZUMO ESSEN: UN SALUDABLE EJEMPLO

 

Tomado recién hecho y diariamente en cualquier momento, este zumo verde tonificante y delicioso es perfecto para la salud:

 

•Una taza de col kale o de espinacas.

• Tres tallos enteros de apio.

• Un pepino.

• Una manzana.

• Un puñado de perejil.

• Un limón con piel.

 

 

“Toma zumos hasta inundarte del poder energético del Sol y tu cuerpo sanará”. 

 

 

 

ESSEN

 

"Encantados de Servir"

En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS