EL GHEE: "El cremoso oro líquido"

El ghee se obtiene al clarificar la mantequilla. Es muy apreciado en la India por sus cualidades terapéuticas, tanto para ser consumido como aplicado externamente sobre la piel. Forma parte de la alimentación india desde tiempos inmemoriales y es citado en la antigua ciencia védica y ayurvédica. Un antiguo escrito ayurvédico dice: “De todos los aceites aptos para el consumo humano, el ghee, es el mejor para comer”.

 

VALOR NUTRITIVO Y PROPIEDADES

 

Su composición nutritiva se compone básicamente de un 30% de aceites del tipo monoinsaturados, un 3% de ácido graso linoleico y ya en menor cantidad de vitaminas A, E, D y K. Al tratarse de grasas estables, se conserva durante mucho tiempo sin llegar a oxidarse.

El ghee tiene propiedades terapéuticas y actúa como potenciador de las plantas que se tomen con finalidad terapéutica. Carece de efectos potenciadores del colesterol. Consumirlo es una forma de eliminar tóxicos del organismo o de los contenidos en los alimentos que se ingieren, ya que las toxinas son solubles en sus grasas y esta grasa purificada actúa como eliminador.

A nivel interno es eficaz para regular los trastornos digestivos, mejorar el tránsito intestinal, eliminar el exceso de bilis, aumentar la capacidad digestiva, potenciar la memoria… Además, es un antioxidante natural y un lubricador articular adecuado para el sistema nervioso y la médula ósea e indicado en casos de anemia y de bajo peso.

Aplicado externamente, es beneficioso para los eccemas, las erupciones, las quemaduras causadas por el sol, las alergias, las irritaciones y también para aplicar en los ojos y la vista cansada.

 

 

CÓMO CONSUMIRLO

 

Para cocinar, el ghee es un buen sustituto de la mantequilla y el aceite, ya que, al poseer un punto de humeo por encima de los 200ºC,  es resistente a su degradación.

Consumirlo en pequeñas cantidades junto con otros alimentos como untado en pan dextrin, con fruta, con mermelada, añadido a un puré de patatas, acompañando cereales, hortalizas…, ensalza el sabor y valor nutritivo de los alimentos con los que se mezcla.

Evita consumirlo recalentándolo directamente, ya que perdería parte de sus propiedades. Se licua fácilmente a temperatura ambiente o al ponerlo al baño maría. En caso de que se agrie, significa que su elaboración ha sido incorrecta. La mejor forma de guardarlo durante mucho tiempo es en un recipiente de cristal, así siempre tendrás disponible este noble compañero.

 

 

CÓMO ELABORARLO

 

Pon mantequilla ecológica sin sal ni añadidos en un cazo a fuego medio para que se derrita removiéndola con una cuchara de madera. Retira la espuma que vaya formando hasta que quede una solada en el fondo y, cuando ésta sea amarronada y el resto adquiera un color dorado, cosa que sucede al cabo de unos 30 ó 40 minutos, retírala y cuélala con una tela.

Así se habrán eliminado las impurezas y sólidos de la leche y obtenido las grasas saludables fáciles de digerir: el ghee. A través de este proceso, se desechan todos los componentes de la mantequilla y solamente quedan los ácidos grasos saludables.

 

 

“Consume este noble compañero purificado y aprovecharás sus virtudes medicinales”

¡Gracias Aromático Ghee!

 

 

ESSEN

"Encantados de Servir"

En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS