¿Cielo o Tierra?

Muchas veces echamos a volar. Leemos, conversamos, meditamos y profundizamos tanto sobre cuestiones espirituales, que nuestra alma se acostumbra a revolotear por los espacios etéricos y olvida el propósito por el cual ha encarnado en este hermoso planeta azul.

Tantas son las razones que nos han traído aquí, como habitantes hay en la Tierra. Pero hay una que es común a todos nosotros y es EXPERIMENTAR LA MATERIA Y PLASMAR EN ELLA NUESTRA IMPRONTA.

Siendo todos nosotros Luz en el Origen, sería un sinsentido ocupar un cuerpo físico por otra razón principal. Para cumplir con nuestras responsabilidades terrenales es necesario aterrizar, pisar el suelo y enraizarse a fin de nutrirse de aquello que la Madre Gaia está deseando aportarnos y que tan necesario es para que obtengamos las fuerzas que nuestra labor aquí requiere. A fin de cuentas, las almas antiguas tenemos la misión de bajar el Cielo a la Tierra, pero poco o nada podremos contribuir a ello si, en lugar de practicar nuestros conocimientos sobre el terreno, divagamos por los cielos preguntándonos continuamente qué podríamos hacer.

¿Tienes una idea celestial? ¡Baja a la Tierra y arráigala tan firmemente que ni a ti ni a ella os derribe un soplido!

 

ESSEN

Encantados de Servir


En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS