"Deja que las cosas pasen"

El control sobre los demás y ante sus acciones nos impide controlar lo que verdaderamente nos beneficia, que es nuestro buen estado mental, emocional y físico. Cuando nos preocupamos más por lo que piensan, sienten, dicen y hacen los demás, nos centramos en lo externo, desatendemos nuestras prioridades, nos alteramos por las expectativas que hemos puesto en los resultados ajenos y nos desesperamos si sus actos se alejan de lo que nosotros consideramos que debería haber sido. Y entonces, la misma carga emocional que supone estar preocupados, centrados en lo externo en vez de en lo interno, alterados y desesperados, nos impide estar en paz con nosotros mismos, y en ese estado, incoherentemente, pretendemos que haya paz, tranquilidad y relajación en nuestro entorno.

Relájate y recuerda que cada alma ha venido a esta tierra a cumplir su plan y que para ello debe manifestar y tienen que sucederle aquellas cosas que le lleven hacia y por el camino de esa realización personal, pese a que a nosotros aquello que hagan o que les ocurra nos parezca una barbaridad que está fuera de toda lógica.

Más que preocuparte por los demás, ocúpate de ti, porque solamente si tú estás bien, estás en paz contigo mismo y eres feliz, los demás estarán bien a tu alrededor, estarán en paz contigo y se contagiarán de tu felicidad.

“Deja que las cosas pasen”.

Reconsidera que el control sostenido a largo plazo, puede provocar una guerra.

 

 

 

ESSEN

"Encantados de Servir"


En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS