LA ALCACHOFA: "Un tesoro antes de regalar su flor"

Antes de entregarte su magnífica flor, te ofrece su peculiar sabor y todo un potencial interior que esconde valiosos nutrientes y principios activos. La alcachofa es un gran tonificante y una reguladora de las funciones hepático-biliares. La alcachofera y los cardos son del mismo género, la Cynara, y ambos son utilizados en la alimentación.

CARACTERÍSTICAS

 

Antes de entregarte su magnífica flor, te ofrece su peculiar sabor y todo un potencial interior que esconde valiosos nutrientes y principios activos. La alcachofa es un gran tonificante y una reguladora de las funciones hepático-biliares.

La alcachofera y los cardos son del mismo género, la Cynara, y ambos son utilizados en la alimentación. La actual alcachofera procede de la silvestre que es originaria del norte de África. Las alcachofas son los frutos de las alcachoferas, las yemas que éstas producen antes de regalarnos su vistosa flor. 

“Tómalas en su época de producción y ayudarás al organismo en su función” 

¡Gracias Saludable Alcachofa!

PROPIEDADES


La alcachofa aporta energía gradual gracias a su contenido en el carbohidrato inulina. Es muy rica en fibra y flavonoides. En su contenido de minerales destacan el potasio, el magnesio, el calcio, el cobre, el hierro y el fósforo. En cuanto a las vitaminas sobresalen la A, la C, el complejo B. También contiene ácido fólico.

Los efectos beneficiosos de la alcachofa son debidos a su contenido en mucílagos, en ácidos cafeico y ferúlico, que son regenerativos de las células del hígado, y a su principio amargo, que es causado por la cinarina y que también la convierte en una protectora y recuperadora del hígado y la vesícula biliar. La alcachofa es estimuladora de la producción de bilis, que ayuda a eliminar las grasas sobrantes del organismo y el colesterol. Su alto contenido en fibra previene el estreñimiento y las hemorroides, alivia la acidez estomacal, mejora la flora intestinal y, gracias a la inulina, ayuda a reducir el índice glucémico.

Los extractos de alcachofa por su contenido en cinarina y ácidos, entre ellos el cafeico y el ferúlico, le confieren su poder hepato-protector, contribuyen a mejorar la digestión de las grasas, la indigestión y la estimulación de la secreción de los jugos gástricos.

El período productivo de las alcachofas se halla en la franja del invierno y consumirlas durante esa época del año ayuda a estimular el organismo. 

CÓMO CONSUMIRLA


Pueden tomase en crema, hervidas, al vapor, al horno o confitadas en aceite de oliva virgen. Finamente laminadas y aliñadas, pueden comerse crudas. Al beber el agua en la que han hervido, se aprovechan más sus propiedades. Pueden comerse solas o con otras verduras y son ideales como acompañamiento de un cereal o un seudo-cereal.

Hirviendo las hojas secas durante 10 minutos, se prepara una infusión  que le proporciona al organismo muchas de sus cualidades.

Una vez cortada se oxida fácilmente y se pone negra. Para evitarlo, puede utilizarse un recipiente hermético o mojarlas con un poco de limón.

Para limpiarlas a fondo, una vez retiradas las primeras hojas duras, se sumergen durante 30 minutos en agua con sal. La sal eliminará cualquier impureza que pudiera hallarse entre sus hojas tiernas y, después de escurrirlas bien, ya se pueden cocinar.

ESSEN

"Encantados de Servir"



En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS