EL TRIGO SARRACENO: "Humilde, sencillo y generoso"

Al trigo sarraceno también se lo conoce como alforfón, trigo moruno o turco. De hecho, en términos botánicos, nada tiene que ver con un trigo (triticum) de la especie de las Gramíneas, ya que pertenece a la familia de las Poligonáceas. El trigo sarraceno es muy energético por su contenido en almidón y otros hidratos de carbono, de ahí que por su composición se le asocie a un cereal, pero realmente es un pseudo cereal. Como alimento almidonáceo es de lo más más saludable y natural.

CARACTERÍSTICAS

 

Al trigo sarraceno también se lo conoce como alforfón, trigo moruno o turco. De hecho, en términos botánicos, nada
tiene que ver con un trigo (triticum) de la especie de las
Gramíneas, ya que pertenece a la familia de las Poligonáceas.


La semilla que produce es de tamaño pequeño, de estructura
poliédrica, triangular y de color marrón oscuro, aunque pueden
aparecer también de color verde, lo que significa que esas semillas en concreto se recogieron antes de su maduración.

Es una planta poco exigente, agradecida y muy generosa. Es rústica, de rápido crecimiento y con pocas exigencias, ya que soporta suelos pobres, fríos y con exceso de humedad, aunque también se adapta a zonas cálidas y secas. Incluso el exceso de nutrientes del suelo provoca que desarrolle más hojas que semillas. Su crecimiento es muy rápido y el cultivo puede prescindir de abonos y tratamientos herbicidas; es una planta que tolera muy mal los productos químicos fitosanitarios utilizados para tratamientos.

 

Esta planta está nada o escasamente manipulada a nivel genético, por lo que el organismo la reconoce y asimila perfectamente. Al mismo tiempo, al serle imposible crecer en tierras abonadas con nitrógenos, se evitan problemas biológicos.

 


VALOR NUTRITIVO Y PROPIEDADES

 

El sarraceno es muy energético por su contenido en almidón y otros hidratos de carbono, de ahí que por su composición se le asocie a un cereal, pero realmente es un pseudo cereal. Como alimento almidonáceo es de lo más más saludable y natural.

 

Contiene cantidades de aminoácidos esenciales (unos 17) como la lisina, deficiente en los cereales y vegetales. La lisina es de vital importancia en el desarrollo de los huesos y un gran estimulante en la construcción y reparación celular. También destaca el triptófano, importante como precursor de la serotonina, reguladora del bienestar y la relajación.

Su índice de proteína utilizable es de alto valor biológico, de muy fácil asimilación y supera en mucho a la mayoría de otros alimentos, estando por encima sólo el huevo. Combinando el sarraceno con un cereal, este índice se dispara. Otra característica es su carencia de glúten.

 

Esta dotado de vitamina P o Rutina, que es de gran ayuda a la acción de la vitamina C, al evitar que ésta se destruya a causa de la oxidación del aire, además de reforzar los capilares sanguíneos, prevenir hemorragias, hipertensión, trastornos cardiovasculares, daños por radiaciones y su función antiinflamatoria.

 


Contiene grandes cantidades de vitaminas del grupo B, E, omega 6-3 y minerales como potasio, magnesio, fósforo, hierro, zinc, azufre, calcio, manganeso...

Posee múltiples propiedades, destacando los compuestos inhibidores de las células tumorales y mejora la tolerancia a la glucosa y disminuye el colesterol. Es muy nutritivo y energetizante, gran purificante del organismo y limpiador intestinal.

Este sano alimento, ligeramente alcalinizante, equilibrado y de gran digestibilidad, está muy indicado para las personas con problemas o disfunciones del aparato digestivo. A este fruto se lo puede considerar como uno de los alimentos más íntegros y especialmente recomendable para los niños, ancianos y convalecientes.


CÓMO CONSUMIRLO

 

Se cocina como un cereal, pero su cocción es más rápida y puede usarse en grano entero o partido y en harina.

En grano se utiliza como cualquier cereal y con su
harina pueden elaborarse galletas, cremas, sopas... La
harina es ideal para los creps o chapatis y puede utilizarse sin añadirle otros productos a la masa.

En lo referente a su compatibilidad química, si se toma en salado combina perfectamente con las verduras, otro cereal, semillas y frutos secos, y si se toma en dulce, con fruta seca o fresca.

Es conveniente lavar previamente el grano antes de ser cocinado. También se puede tostar ligeramente en seco, esto le confiere más sabor y mayor digestibilidad.


 

“Consume el humilde, sencillo y generoso sarraceno, y tu cuerpo en ello transformarás”

¡Gracias Saludable Sarraceno!


ESSEN
 

"Encantados de servir"



En "ESSEN: Conciencia y Nutrición" estaremos encantados de que colabores con nuestra asociación

 

quien busca encuentra

busca en esta página...

HABLA DE NOSOTROS

HABLA CON NOSOTROS